entrepoliticos.com.mx
Información y análisis sin miedo a la verdad

Migrantes no son criminales, sino seres humanos que buscan nuevas oportunidades para vivir: Arquidiócesis de Xalapa…

La hospitalidad y la escucha de la Palabra de Dios, principios que están detrás de la actitud de la Iglesia Católica ante el fenómeno migratorio.

Por Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., La hospitalidad y la escucha de la Palabra de Dios son los principios que están detrás de la actitud de la Iglesia ante el fenómeno migratorio y por ello se involucra e invita siempre a ser hospitalarios con quien sufre estas trágicas situaciones, aseguró la Arquidiócesis de Xalapa.

En el comunicado dominical emitido por la Oficina de Comunicación Social, destaca que “los migrantes no son criminales sino seres humanos que pasan por nuestro territorio y van en busca de nuevas oportunidades para vivir; muchos de ellos van huyendo de situaciones inhumanas e injustas, muchos de ellos se han tenido que escapar de la violencia y de la miseria que se vive en sus países de origen”.

En el documento, signado por el presbítero José Manuel Suazo Reyes, se aborda el pasaje bíblico de Martha y María, 2 hermanas que reciben a Jesús en su casa, en la que se narran que “Jesús hace un cierto reproche a Martha, no por el valor de la hospitalidad sino por la forma como la estaba llevando a cabo”.

“En efecto la narración dice que Martha, en su afán por recibir bien a Jesús “estaba atareada por muchos quehaceres”. A lo que Jesús comenta: “Martha, Martha, muchas cosas te preocupan y te inquietan, siendo que hay necesidad de pocas, o mejor de una sola” (Lc 10, 42).

El exhorto de Jesús, no busca contraponer la acción de Martha con la contemplación de María, sino subrayar el comportamiento esencial de un discípulo de Cristo: escuchar la palabra de Dios. La acción y la contemplación no se contraponen, saber integrarlas es una actitud sabia pues ambas son necesarias en la vida cristiana, se indica en el comunicado.

Señala también que la escucha atenta de la voz de Dios es condición indispensable para que el servicio a los demás no se convierta en un activismo vacío o fuga existencial que agote a las personas y las lleve a un cansancio inútil.

“Dios nos habla a través de su palabra escrita en la Biblia pero también a través de las personas, y de los acontecimientos de la vida. Se requiere estar atentos a las diferentes voces que también nos hablan. La vida contemporánea corre el riesgo de vivirse en forma distraída; haciendo muchas cosas pero ninguna necesaria, de ahí ciertos desórdenes que han llevado a la pérdida de valores fundamentales”.

Además, sostiene que es necesaria la contemplación activa para aprender a escuchar las diferentes realidades que también nos hablan. Las responsabilidades laborales, los compromisos de familia y las tareas sociales o políticas son actividades necesarias, pero no pueden tomarse como pretexto para desatender tareas fundamentales que tienen que ver con nuestro crecimiento espiritual”.

“Estamos invitados a reconsiderar y apreciar el aspecto contemplativo de nuestra vida cristiana, debemos dar siempre la primacía al encuentro con Dios a través de la oración y la escucha de su Palabra para hacer de la Sagrada Escritura nuestro alimento cotidiano. Acción y contemplación son dos tareas necesarias en la vida del ser humano”, señala por último.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.